Mostrando entradas con la etiqueta La Dueña de aquel diciembre. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta La Dueña de aquel diciembre. Mostrar todas las entradas

viernes, septiembre 02, 2022

Somos yoga buscando ser perfectos. La dueña de aquel diciembre. Quizá nos quede aún tocar el corazón. Poesía. Poetas de Hoy



Mientras ella habla y habla, yo le miro las nalgas, las entrañas, su canesú azul, su pecho escarlata, las uñas de sus pies; miro sus rojos, los cauces de sus ingles, su vello oscuro, sus montes, su risa; sus dientes, su mandíbula, sus impares espacios. Amo todo el oxígeno del centro de su ombligo; nada es tan salvaje como su culto y dádiva; nada abre la risa, como las múltiples enseñas de su orgasmo, esa hermosa agonía del relámpago y la muerte. Teniéndola a mi lado yo la amo. Amo su erótico dibujo, sus incendiados huecos, sus aunadas urgencias; amo su espalda, amo sus vértebras bordadas, la piel que la disfraza, su despertar calmoso; amo la noche y sus silencios, su paz, su luz, su danza y sus prudencias; amo sus compulsivos signos, el escorpión que la alimenta, y amo esta noche rica en minerales, pero sigo esperando a los planetas por si cambian las formas de la luna;

quizá nos quede aún tocar el corazón.
Somos yoga buscando ser perfectos.


II

Sentía el hambre, la indecisa línea
del esfuerzo espacial entre mi cuerpo
y el suelo que temblaba como un beso
adolescente huyendo al infinito.

Más allá del latido de una boca
que entrega sus excesos al sudor
viaja el cuerpo cargado de recelos
y un hombre sin espejo besa el agua
pretendiendo ser fuente que le llene
los párpados de pétalos, abriendo
la raíz de un nirvana que vuela
al encuentro de un niño con la cara
incendiada chillándole a sus dudas.

Somos yoga, ya digo, buscando ser perfectos.

Namaste 

 

Fragmento del prólogo

En el poema Somos yoga buscando ser perfectos, se percibe la confrontación entre la idealización y la cotidianidad que pareciera acallar la magia de los cuerpos cimbrando entre los brazos. Más allá del amor, de la sensualidad de “sus vértebras bordadas, la piel que la disfraza, su despertar calmoso; amo la noche y sus silencios, su paz, su luz, su danza y sus prudencias; amo sus compulsivos signos, el escorpión que la alimenta, y amo esta noche rica en minerales” …  Se sigue esperando a los planetas “por si cambian las formas de la luna”, metáfora de sensaciones más extraordinarias que las del amor cotidiano. “Quizá nos quede aún tocar el corazón”.

María Luisa Lázzaro (Mérida (Venezuela) 
Escritora. Profesora. Poeta.
 



disponible libro en papel y digital
https://www.amazon.es/dp/B0857CFLV8



Gracias por leer y dejar un comentario en mis libros. Amazon y Google Play Libros


jueves, junio 23, 2022

LA DUEÑA DE AQUEL DICIEMBRE Encuentros, desencuentros y abandonos. Dos años ya, y aún así sigue fresca y lozana como recién sacada de la vitrina

La dueña de aquel diciembre. Portada

Dos años ya, nació al filo de la pandemia Covid'19; aún así sigue fresca y lozana como recién sacada de la vitrina.

LA DUEÑA DE AQUEL DICIEMBRE
Encuentros, desencuentros y abandonos.
.
Tú, como yo, no ignoras que los pies tienen formas y límites, y que se adaptan a las improvisadas molduras que el viento pone entre tu cuerpo y los pasos que me llevan de la brisa a tu boca.
.
Eras la dueña de aquel diciembre en que tu frío y mis manos se toparon de cara.
.
"Una bella recreación del amor, el erotismo y la sensualidad, las relaciones de pareja con sus altos y bajos, sus buenos y malos momentos".


LINK para leer las primeras páginas y si te gusta lo compras y lo comentas. Gracias por dejar un comentario, una crítica o reseña con tus impresiones.

https://www.amazon.es/dp/B0857CFLV8

#poesía #poesia #AlonsoDeMolina #ladueñadeaqueldiciembre




Gracias por leer y dejar un comentario en mis libros. Amazon y Google Play Libros


martes, mayo 10, 2022

La perversa lujuria que disfraza el silencio


Algún día debería tocarme a mí esta suerte de encuentros. Ninguna mujer me había invitado jamás, y tú dejaste caer la botella sobre la mesa sin saludar ni decir palabra alguna.

Observé perezoso el pequeño trasluz que formaba el vacío entre tus piernas, en la parte más alta y cercana a las ingles. Te dije –toma asiento, por favor. Y por contra acercaste la hebilla de tus jeans al borde mi pecho. Yo moví la cabeza, como si sacudiera una mosca y aspirando con fuerza, sin apenas ponerme en pie, tomé tus hombros y te ayudé a sentarte. Tu pelo, entonces, ladeó al elevar la barbilla en un gesto contrariado. Alcancé la botella con mi mano y, atropellada, la otra alcanzó las dos copas para bebernos el tiempo entre un cruzar y otro de piernas y miradas.

Después todo fue rápido. Tú empezaste a calmar tus institutos, yo evocaba a las musas para urdir un pretexto y marchame.

Pero he nacido hombre y, aunque tiemblo, también yacen en mí arquetipos que sueñan lo prohibido. Tú seguías mirando insidiosa las agujas de un reloj atolondrado que quería y no quería proseguir su camino y marcharse al destierro de los tiempos. Yo asentía entre sorbos, como un adán hipócrita que tiene a flor de labios un hombruno piropo que pujaba por vaciar a la chica mala que te hacías y reventar gallardo en tus entrañas.

Son templos lo que mi alma busca en ti. Tus atropellos, tus dudas, tus confusiones, tus inciertas maneras de besar a tiempo y a destiempo… con toda la ambigüedad que mi cerril torpeza presupone en ti Reconozco las hebras de tu pelo, tu sincrónica danza de apareamiento, tus menudos suspiros… pero tu pulso, tus latidos, tus juegos seductores… acrecientan los besos que programan las horas y encienden la perversa lujuria que disfraza el silencio.
Con encomiable prólogo de la escritora venezolana María Luisa Lazzaro; así como entrañables reseñas de grandísimos poetas y escritores:
Andrea Zurlo
Escritor. Cineasta. Florencia. Italia
Laura Gómez Recas
Periodista. Madrid. España
Julio González Alonso
Escritor, Lector, Educador. León. España.
Carmen Baeza Lores
Poeta. Almería. Almería. España
Francisca Sánchez Sevilla
Profesora. Poeta. Berja. España.

Mayra R. Encarnación

Profesora. Poeta. Carolina. Puerto Rico 
Cristina Guerra
Poeta. Activista Cultural. Atahualpa. Ecuador.
Lizzette Rodríguez
Poeta. Artista Visual. Ciudad de México. México.
 
La dueña de aquel diciembre
Tapa blanda: ‎ 120 páginas
ISBN-13: ‎ 979-8608843778
===========================


Gracias por leer y dejar un comentario en mis libros. Amazon y Google Play Libros


sábado, marzo 14, 2020

#YoMeQuedoEnCasa con La Dueña de aquel diciembre




     Colaboro en #FrenarLaCurva así que #YoMeQuedoEnCasa revisando las pruebas de imprenta de #LaDueñaDeAquelDiciembre (La dueña de aquel diciembre) mi próximo poemario que estará disponible en muy pocos días.


     La Dueña de aquel diciembre con Prólogo de Maria Luisa Lázzaro (entre el encantamiento y lo real) y reseñas de Andrea Zurlo, Laura Gómez Recas, Julio González Alonso, Carmen Baeza Lores, Mayra R. Encarnación, Francisca Sánchez Sevilla, Cristina Guerra y Lizzette Rodríguez.


     Muy pronto disponible en tapa blanda y formato digital compatible con Tablet, E-book,, Smarphone, PC y otros dispositivos electrónicos.





Gracias por echar un vistazo y dejar un comentario
en estos sitios donde puedes ver algunos de mis trabajos.


Google Books
Amazon Books



www.alonsodemolina.com