Mostrando entradas con la etiqueta Yoga. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Yoga. Mostrar todas las entradas

viernes, septiembre 02, 2022

Somos yoga buscando ser perfectos. La dueña de aquel diciembre. Quizá nos quede aún tocar el corazón. Poesía. Poetas de Hoy



Mientras ella habla y habla, yo le miro las nalgas, las entrañas, su canesú azul, su pecho escarlata, las uñas de sus pies; miro sus rojos, los cauces de sus ingles, su vello oscuro, sus montes, su risa; sus dientes, su mandíbula, sus impares espacios. Amo todo el oxígeno del centro de su ombligo; nada es tan salvaje como su culto y dádiva; nada abre la risa, como las múltiples enseñas de su orgasmo, esa hermosa agonía del relámpago y la muerte. Teniéndola a mi lado yo la amo. Amo su erótico dibujo, sus incendiados huecos, sus aunadas urgencias; amo su espalda, amo sus vértebras bordadas, la piel que la disfraza, su despertar calmoso; amo la noche y sus silencios, su paz, su luz, su danza y sus prudencias; amo sus compulsivos signos, el escorpión que la alimenta, y amo esta noche rica en minerales, pero sigo esperando a los planetas por si cambian las formas de la luna;

quizá nos quede aún tocar el corazón.
Somos yoga buscando ser perfectos.


II

Sentía el hambre, la indecisa línea
del esfuerzo espacial entre mi cuerpo
y el suelo que temblaba como un beso
adolescente huyendo al infinito.

Más allá del latido de una boca
que entrega sus excesos al sudor
viaja el cuerpo cargado de recelos
y un hombre sin espejo besa el agua
pretendiendo ser fuente que le llene
los párpados de pétalos, abriendo
la raíz de un nirvana que vuela
al encuentro de un niño con la cara
incendiada chillándole a sus dudas.

Somos yoga, ya digo, buscando ser perfectos.

Namaste 

 

Fragmento del prólogo

En el poema Somos yoga buscando ser perfectos, se percibe la confrontación entre la idealización y la cotidianidad que pareciera acallar la magia de los cuerpos cimbrando entre los brazos. Más allá del amor, de la sensualidad de “sus vértebras bordadas, la piel que la disfraza, su despertar calmoso; amo la noche y sus silencios, su paz, su luz, su danza y sus prudencias; amo sus compulsivos signos, el escorpión que la alimenta, y amo esta noche rica en minerales” …  Se sigue esperando a los planetas “por si cambian las formas de la luna”, metáfora de sensaciones más extraordinarias que las del amor cotidiano. “Quizá nos quede aún tocar el corazón”.

María Luisa Lázzaro (Mérida (Venezuela) 
Escritora. Profesora. Poeta.
 



disponible libro en papel y digital
https://www.amazon.es/dp/B0857CFLV8



Gracias por leer y dejar un comentario en mis libros. Amazon y Google Play Libros


martes, junio 21, 2022

Yoga y Poesía recorren juntos el camino de la vida. Somos yoga buscando ser perfectos. Feliz primer día de verano 2022




Coincidiendo con la llegada del verano, cada 21 de junio se conmemora el Día Internacional del Yoga. La presente estación se prolongará 93 días, hasta el 23 de septiembre en que el verano dará paso al otoño.

Yoga es muchísimo más que ejercicio físico que, de hecho, solo ocupa uno, el tercero, de los pasos o niveles propiciados por Patanjali, (siglo III a. C.).

1. Yama: la manera de trabajar las relaciones con los demás y con el propio entorno. Es el código ético y social.
2. Niyama: se eliminan los pensamientos negativos y las toxinas que dañan el organismo. Es el código personal.
3. Asana: se establecen las posturas correctas para la práctica.
4. Pranayama: se controla la energía (prana) mediante la respiración.
5. Pratyahara: relajación, aislamiento e interiorización personal para obtener energía.
6. Dharana: concentración en un punto fijo.
7. Dhyana: se expande la conciencia con la meditación.
8. Samadhi: unión con la fuente de energía superior.

Somos yoga buscando ser perfectos

Noté que me dolían los zapatos
a la altura del vértigo.
Las uñas y los codos
no compartían las mismas afinidades;
observaba impasible cómo en mi pecho
se esculpían formas
pretendiéndose eternas manos 
ancladas a la hiedra;
remolinos y espejos vacíos
que trabados a mis sienes 
me impedían oír
la propia voz de mi conciencia.

No es fácil ablandar el ladrillo
ni es fácil levantar el vuelo
de incómodas cautelas
que coartan tus párpados
y te hacen dirigir la vista
a las eternas pautas
de las que intentas huir.

Cada día la misma ventana
para cambiar el mundo.
Cada día el mismo olor a café,
la misma pasta de dientes,
las mismas emociones.

Nadie va a salir al encuentro de tus inquietudes.
Y tu deseas desabrocharte la camisa,
apartar las polillas y los moldes,
bajar las escaleras
y sentirte las uñas y los pies
avanzar con firmeza
sobre los codos y caderas;
es preciso ablandar el ladrillo,
avanzar más allá de los espejos
y observar cómo cuelgan tus brazos
ajenos al dolor,
mientras tu mente, miga a miga,
paraliza los tiempos para ganar tu tiempo,
caen del reloj agujas.
Y tú ganas tu tiempo. Ganas tu vida.

Yoga y Poesía recorren juntos el camino de la vida
Namaste

Texto: Alonso de Molina
Imagen: Derek Wolfgang

#yoga #poesía #poesia #AlonsoDeMolina 



Gracias por leer y dejar un comentario en mis libros. Amazon y Google Play Libros




www.alonsodemolina.com