jueves, junio 23, 2022

LA DUEÑA DE AQUEL DICIEMBRE Encuentros, desencuentros y abandonos. Dos años ya, y aún así sigue fresca y lozana como recién sacada de la vitrina

La dueña de aquel diciembre. Portada

Dos años ya, nació al filo de la pandemia Covid'19; aún así sigue fresca y lozana como recién sacada de la vitrina.

LA DUEÑA DE AQUEL DICIEMBRE
Encuentros, desencuentros y abandonos.
.
Tú, como yo, no ignoras que los pies tienen formas y límites, y que se adaptan a las improvisadas molduras que el viento pone entre tu cuerpo y los pasos que me llevan de la brisa a tu boca.
.
Eras la dueña de aquel diciembre en que tu frío y mis manos se toparon de cara.
.
"Una bella recreación del amor, el erotismo y la sensualidad, las relaciones de pareja con sus altos y bajos, sus buenos y malos momentos".


LINK para leer las primeras páginas y si te gusta lo compras y lo comentas. Gracias por dejar un comentario, una crítica o reseña con tus impresiones.

https://www.amazon.es/dp/B0857CFLV8

#poesía #poesia #AlonsoDeMolina #ladueñadeaqueldiciembre




Gracias por leer y dejar un comentario en mis libros. Amazon y Google Play Libros


martes, junio 21, 2022

Yoga y Poesía recorren juntos el camino de la vida. Somos yoga buscando ser perfectos. Feliz primer día de verano 2022




Coincidiendo con la llegada del verano, cada 21 de junio se conmemora el Día Internacional del Yoga. La presente estación se prolongará 93 días, hasta el 23 de septiembre en que el verano dará paso al otoño.

Yoga es muchísimo más que ejercicio físico que, de hecho, solo ocupa uno, el tercero, de los pasos o niveles propiciados por Patanjali, (siglo III a. C.).

1. Yama: la manera de trabajar las relaciones con los demás y con el propio entorno. Es el código ético y social.
2. Niyama: se eliminan los pensamientos negativos y las toxinas que dañan el organismo. Es el código personal.
3. Asana: se establecen las posturas correctas para la práctica.
4. Pranayama: se controla la energía (prana) mediante la respiración.
5. Pratyahara: relajación, aislamiento e interiorización personal para obtener energía.
6. Dharana: concentración en un punto fijo.
7. Dhyana: se expande la conciencia con la meditación.
8. Samadhi: unión con la fuente de energía superior.

Somos yoga buscando ser perfectos

Noté que me dolían los zapatos
a la altura del vértigo.
Las uñas y los codos
no compartían las mismas afinidades;
observaba impasible cómo en mi pecho
se esculpían formas
pretendiéndose eternas manos 
ancladas a la hiedra;
remolinos y espejos vacíos
que trabados a mis sienes 
me impedían oír
la propia voz de mi conciencia.

No es fácil ablandar el ladrillo
ni es fácil levantar el vuelo
de incómodas cautelas
que coartan tus párpados
y te hacen dirigir la vista
a las eternas pautas
de las que intentas huir.

Cada día la misma ventana
para cambiar el mundo.
Cada día el mismo olor a café,
la misma pasta de dientes,
las mismas emociones.

Nadie va a salir al encuentro de tus inquietudes.
Y tu deseas desabrocharte la camisa,
apartar las polillas y los moldes,
bajar las escaleras
y sentirte las uñas y los pies
avanzar con firmeza
sobre los codos y caderas;
es preciso ablandar el ladrillo,
avanzar más allá de los espejos
y observar cómo cuelgan tus brazos
ajenos al dolor,
mientras tu mente, miga a miga,
paraliza los tiempos para ganar tu tiempo,
caen del reloj agujas.
Y tú ganas tu tiempo. Ganas tu vida.

Yoga y Poesía recorren juntos el camino de la vida
Namaste

Texto: Alonso de Molina
Imagen: Derek Wolfgang

#yoga #poesía #poesia #AlonsoDeMolina 



Gracias por leer y dejar un comentario en mis libros. Amazon y Google Play Libros


sábado, junio 04, 2022

Tratado de anatomía

Tratado de anatomía



El corazón y el deseo, no caben en la misma mirada. Muchas veces la sangre se deja arrastrar hacia agujeros oscuros. Necesita más noche para construir su propia oscuridad, y busca hilar antorchas para que ardan todas las arañas que conforman sus dudas.
Hoy es una mañana de viento. No es un día distinto al de ayer. En realidad, el gris del día es un gris como el de cualquier otro día. Me pica un brazo. Observo el cielo lleno de nubes. Los árboles me observan de reojo. Hambriento como soy sacudo telarañas y busco al escorpión, la cola de un planeta primitivo y voraz. Es la estación del año más carnosa, la primavera es redonda e ingenua, atolondrada y lúbrica, su destino es posarse en el punto lascivo de la carne.
Me inquieta esta presión. Este fosforo verde que me somete a la sutil elipse de las formas. Me está asustando ser feliz. Mis manos solo buscan el lóbulo carnoso de la primavera, la tenue suavidad de la piel y la carne conmovida.
Tratado de anatomía. Fragmento

Gracias por leer y dejar un comentario en mis libros. Amazon y Google Play Libros


El único poder es comprender quién eres

 
Playa de Retamar. Almería

No hay excusas para que mis pies hoy puedan caminar despacio. Slow people -me digo-, slow people -me reafirmo-. Se trata de existir. De habitar en todas partes. Slow people.
La vida es el mayor regalo que tenemos. A veces no somos conscientes de que no nos pertenece y en cualquier momento nos puede ser arrebatada.
El único poder es comprender quién eres. Y aquí me afianzo, como una estaca, clavado en lo que soy, un ser hundido en mil sueños con todas las dudas por delante.
Slow people. Vive!
Feliz sábado desde la playa de Retamar. Buscala en el Google maps!



Gracias por leer y dejar un comentario en mis libros. Amazon y Google Play Libros


jueves, junio 02, 2022

Los símbolos desnudos




 
 
Quién sabe lo que la piedra aguanta
quién sabe lo profundo de una sombra
quién sabe los minutos que dos párpados
pueden permanecer abiertos.

Quién sabe dónde nace un temblor.

Así pasamos noches días enteros
con los dedos hundidos en los ojos
y la respiración amordazada
al filo de un espejo
buscando en su destellos
un camino en medio de la sombra.

No hay pausa ni piedad
el tiempo vuela sobre
la cornisa que andamos.



 
----------------------------------
Los símbolos desnudos (2017)
 
 
Texto: alonso de Molina
Imagen:  Thomas Mühl
 

Gracias por leer y dejar un comentario en mis libros. Amazon y Google Play Libros


martes, mayo 10, 2022

La perversa lujuria que disfraza el silencio


Algún día debería tocarme a mí esta suerte de encuentros. Ninguna mujer me había invitado jamás, y tú dejaste caer la botella sobre la mesa sin saludar ni decir palabra alguna.

Observé perezoso el pequeño trasluz que formaba el vacío entre tus piernas, en la parte más alta y cercana a las ingles. Te dije –toma asiento, por favor. Y por contra acercaste la hebilla de tus jeans al borde mi pecho. Yo moví la cabeza, como si sacudiera una mosca y aspirando con fuerza, sin apenas ponerme en pie, tomé tus hombros y te ayudé a sentarte. Tu pelo, entonces, ladeó al elevar la barbilla en un gesto contrariado. Alcancé la botella con mi mano y, atropellada, la otra alcanzó las dos copas para bebernos el tiempo entre un cruzar y otro de piernas y miradas.

Después todo fue rápido. Tú empezaste a calmar tus institutos, yo evocaba a las musas para urdir un pretexto y marchame.

Pero he nacido hombre y, aunque tiemblo, también yacen en mí arquetipos que sueñan lo prohibido. Tú seguías mirando insidiosa las agujas de un reloj atolondrado que quería y no quería proseguir su camino y marcharse al destierro de los tiempos. Yo asentía entre sorbos, como un adán hipócrita que tiene a flor de labios un hombruno piropo que pujaba por vaciar a la chica mala que te hacías y reventar gallardo en tus entrañas.

Son templos lo que mi alma busca en ti. Tus atropellos, tus dudas, tus confusiones, tus inciertas maneras de besar a tiempo y a destiempo… con toda la ambigüedad que mi cerril torpeza presupone en ti Reconozco las hebras de tu pelo, tu sincrónica danza de apareamiento, tus menudos suspiros… pero tu pulso, tus latidos, tus juegos seductores… acrecientan los besos que programan las horas y encienden la perversa lujuria que disfraza el silencio.
Con encomiable prólogo de la escritora venezolana María Luisa Lazzaro; así como entrañables reseñas de grandísimos poetas y escritores:
Andrea Zurlo
Escritor. Cineasta. Florencia. Italia
Laura Gómez Recas
Periodista. Madrid. España
Julio González Alonso
Escritor, Lector, Educador. León. España.
Carmen Baeza Lores
Poeta. Almería. Almería. España
Francisca Sánchez Sevilla
Profesora. Poeta. Berja. España.

Mayra R. Encarnación

Profesora. Poeta. Carolina. Puerto Rico 
Cristina Guerra
Poeta. Activista Cultural. Atahualpa. Ecuador.
Lizzette Rodríguez
Poeta. Artista Visual. Ciudad de México. México.
 
La dueña de aquel diciembre
Tapa blanda: ‎ 120 páginas
ISBN-13: ‎ 979-8608843778
===========================


Gracias por leer y dejar un comentario en mis libros. Amazon y Google Play Libros




www.alonsodemolina.com