Mostrando entradas con la etiqueta Julio González Alonso. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Julio González Alonso. Mostrar todas las entradas

viernes, mayo 01, 2020

Es difícil gritar on the street lonely






El sueño va sobre el tiempo

flotando como un velero.

Nadie puede abrir semillas
en el corazón del sueño.
F.G. Lorca; al cante, el Camarón de la Isla.


Precipitado en la apatía de las razones,
sin respuestas ni aspectos que atender,
penosamente solo, demasiado vacío,
sin cargas ni destinos nutridos por mi pecho.

Concreto en la ceniza y el disoluble credo
rechinaban mis dientes, lying on the sidewalks;
con la vida desnuda corriendo en las cantinas,
insensatas, mis manos procuraban mujeres.

Zarandeado al viento como hoja en ventolera
yo estaba al margen de cualquier destino.

Bajo el sol caminando, aquel año bisiesto
en el aire estallé mis monedas, and my luck,
en tanto recorría las plazas
y las angostas bocacalles
sin cosenos ni senos donde albergar los sueños.
Descolgaban las horas con la sed del hambriento,
envenenando un alma urgida de calor
y un corazón en combustión emergente
que sellaba sus besos con los pardos del aura.

Es difícil gritar on the street lonely;
la mujer dijo hello y yo rompí mis ojos
para mirar su escote insinuante y sedoso.

Reincidían momentos en los signos de aquarius
y mojaban los sueños
sin posar la cabeza sobre el agua.

La medianoche es trampa.
Escucha Camarón, oye la noche,
busca en su llanto el rendido sexo.

Mientras, templada ella,
se perfuma la cara con los ojos del alba,
un orgasmo creciente late en su aliento blanco.

-
Del libro de poemas
Allá donde empieza la locura 2007





Gracias por echar un vistazo y dejar un comentario
en estos sitios donde puedes ver algunos de mis trabajos.






sábado, diciembre 19, 2015

Testimonio de la desnudez. Julio González Alonso





El poeta, Julio González Alonso, ofrece en su obra, Testimonio de la desnudez, galardonada con el Premio Nacional de Poesía Treciembre, 2015 Editado por la Fundación Jorge Guillén, libro que ahora tengo en mis manos, un poemario hermoso, como pocos, de muy cuidada gramática, variado en contenido, recorriendo tiempos,  espacios, sensaciones propias y ajenas, y un lugar –cómo no, viniendo de un leonés apasionado- donde la sensualidad y el erotismo, exhiben su bondad.

Un recorrido, al fin, donde distintas formas   poéticas que van desde el verso libre al soneto, pasando por verso blanco y versículo, se dan la mano, conformando un poemario exquisito  y de lectura afable que invita al lector a detenerse, como quien, forzado, a la hora de la siesta, por una mosca plomiza, se detiene un instante para observar, lentamente, en derredor suyo: “Las páginas de los periódicos reposan sus titulares obscenos, / callan los pájaros y el sol se estrella / contra las fachadas”.  Y seguidamente volver los ojos hacia dentro y observarse en esa dimensión intrínseca, a veces pájaro, a veces musgo, a veces luz, alba, labio, beso: “eran del alba  como del labio al beso / y una flor encarnada”. Quizá la nostalgia aflora en el poeta como un tañido de campana: “otra vez, León, el frío en las orillas / de tus ríos / y sobre los tejados rojos / tañían  / las  campanas del alba”. Quizá lascivia desenfrenada, desmedida, sensual: “en las olas alzadas de tus pechos .../... vela inflamada por el viento”. Tambien desconsuelos, tal vez miedo, en la voz más emotiva del poeta: “la muerte que te huye, dios, y te da la espalda, / ese sueño infinito  de la nada”.

Pero, en los versos del poeta, sobre todo, una mirada, reafirmándose en la verticalidad de la vida: “De la raíz al cielo / ascienden las preguntas / y en savia las palabras / se vuelven a la tierra / Y fecundan los páramos hambrientos / y determinan geografías cultivadas”.

Gracias Julio, por este regalo de Navidad. Gracias amigo.


.


__________________________________________
Gracias por echar un vistazo y dejar un comentario
en estos sitios donde puedes ver algunos de mis trabajos.


Google Books
Amazon Books



Gracias primavera. Bienvenido verano 2020

Acá en este Norte, hoy decimos adiós a una primavera apenas advertida, solapada y envuelta en miedos y recelos que nada tienen que ver con...