domingo, mayo 26, 2019

Me nombro en los abismos que me miran y llaman




"Cuando miras al abismo, el abismo también te mira a ti"
-Friederich Nietzsche-

No es difícil perder, frustrarse ante uno mismo,
verter dudas y miedos haciendo brotar
la realidad que encierran tantísimas entregas.

De haber pintado espacios de mejillas audaces,
sentirse, de lo estéril, eco yermo y baldío,
como una bruma empotrada en los ojos
de un cielo enrojecido que silba a los arcanos.

(Ese frescor de brazos blandos y amor exiguo que fueron los fragmentos. Asimétricos ritmos pactando el si bemol que destruyera el ego, la notación que asesinara al sí mismo en los soplos del otro. Exhibir el error que nos mantiene al mundo como una voz urdiéndose entre los hielos de un camino de tierra hendida en sus prejuicios, en sus roídas erosiones).

¡De tantas formas llama la caída al polvo
que un madre hastiada de metáforas muerde las monedas
corriendo a las alturas,
hacia aquel vuelo de horizontes blancos,
forzando los remiendos de la tierra
a la alquimia que alivie las jornadas!

(Usted ansió ser niño, ajustar en los viejos las conductas opacas. Se remangó la piel en alborozos evitando los juicios para no quebrantar sus impulsos, su leitmotiv, la aceptación de su vida; -cuanto lo envidio, de mayor probaré a seguir sus latidos; cuando los días me aparezcan amarillos seré un viejo malo, por cada poro esnifaré feromonas, me pondré hasta las patas con cien tragos de vodka y calavera aplaudiré obscenidades -no tan obscenas como Hiroshima, Nagasaki, Cisjordania, la Crisis Global, el desempleo-. Seré la lluvia ácida que consume los miembros; un reuma en los tejidos del alma-).

Hay carne,
labios, que fecundados en calles solitarias
se convierten al barro de las cansadas alas.
Sin soportar lo inerte, lo estático y pasmado,
me acreciento en los cambios
y agito cada hueso que la ciudad me ofrece;
ahora creo en mí,

me nombro en los abismos que me miran y llaman.





Escucha este poema en la voz del poeta mexicano Ricardo Serna; clic
__________________________________________
Gracias por echar un vistazo y dejar un comentario
en estos sitios donde puedes ver algunos de mis trabajos.


Google Books
Amazon Books




.
©2009.Alonso de Molina
Un humano cualquiera



16/6/09 23:31
Hora de verano de Europa Central
Imagen: Defeated by Diane Young

Es difícil gritar on the street lonely

.


Precipitado en la apatía de las razones,
sin respuestas ni aspectos que atender,
penosamente solo, demasiado vacío,
sin cargas ni destinos nutridos por mi pecho;
concreto en la ceniza y el disoluble credo
rechinaban mis dientes, lying on the sidewalks;
con la vida desnuda corriendo en las cantinas
insensatas mis manos procuraban mujeres.


Zarandeado al viento como hoja en ventolera
yo estaba al margen de cualquier destino;
bajo el sol caminando, aquel año bisiesto
en el aire estallé mis monedas, and my luck,
en tanto recorría las plazas y las angostas bocacalles
sin cosenos ni senos donde albergar los sueños;
descolgaban las horas con la sed del hambriento,
envenenando un alma urgida de calor
y un corazón en combustión emergente
que sellaba sus besos con los pardos del aura.

Es difícil gritar on the street lonely;
la mujer dijo hello y yo rompí mis ojos
para mirar su escote insinuante y sedoso;
reincidían momentos en los signos de aquarius
y mojaban los sueños sin posar la cabeza sobre el agua.


La medianoche es trampa.
Escucha Camarón, oye la noche,
busca en su llanto el rendido sexo;


mientras templada ella
se perfuma la cara con los ojos del alba,
un orgasmo creciente late en su aliento blanco.

.


Hoy en Hoy al mejor precio.


jueves, mayo 16, 2019

La herrumbre es un pecado en el candor del hombre








Ser poeta no es una ambición mía,
es mi manera de estar sólo.
Fernando Pessoa 
 
Aquí, postrados,
en este hotel de viejos.
Es una mesa gris
con los espejos vencidos
y mi cara inaccesible al tiempo, borrosa.

Y enfrente,
sobre el mantel oscuro,
observa su plato María
en tanto eleva un codo
y bebe la cerveza que sostiene en su mano,
en una botella también oscura.

Yo me substraigo tocándome el mentón,
mi barba hoy luce decente
como la habitación de un pobre.

Son años de vello blanco, abiertos,
transparentes como una persiana
cuyas lamas no ajustan.

Toco otra vez mi barba,
mis labios se contraen al paso de los dedos,
mi boca parece saqueada,
penosa como un hijo mal engendrado,
pero es infinita
como las agujas de un reloj
camino de una historia terca.

No acierto  a distinguir el sabor del plato.

Comparto las horas en vano
como un alfarero que construye un rosal
prolongando en sus manos la arcilla del desierto.

Enfrente, Alicia, engulle algún bocado
-un trozo de molusco-, observa sus tentáculos
 y se imagina el mar indeciso en su boca,
con todas las esporas lentamente apagándose.

Es algo alquímico observar su contrariedad.

La herrumbre es un pecado
en el candor del hombre.
 




Casi lista la segunda edición de

La insaciable verdad de la verdad
Alonso de Molina
Poesía del Siglo XXI
Colección Poetas de Hoy
 


__________________________________________
Gracias por echar un vistazo y dejar un comentario
en estos sitios donde puedes ver algunos de mis trabajos.


Google Books
Amazon Books




Gracias primavera. Bienvenido verano 2020

Acá en este Norte, hoy decimos adiós a una primavera apenas advertida, solapada y envuelta en miedos y recelos que nada tienen que ver con...