Entradas

Mostrando entradas de abril, 2019

Norte y feng shui

Imagen
Quizá no signifique nada
que antes que a mí, a ella la amé
con toda la distancia del temblor de una hoja.

Aún hoy, escucho su rubor
encendido en mi sangre.

En las noches sus labios se advierten
con la pasión de una hiedra
trepando a las alturas;
cierro los ojos y un ritmo de certezas
me atrapa en su fragancia.

Hay verdades y uvas,
madurada fruta,
hay susurros en el inquieto arroyo;
sus dedos son norte y feng shui
viento y agua, molde y arquetipo;
una paloma de arrullada estirpe
en el claro de luna de un bucle dorado.
                                                 Cerezas.

El verano derrite las persistentes nieves
Yo la buscaba en las cerezas y en la luna,
                              en las mañanas y en mi pecho.
.
Fragmento de El zen de las macetas

Texto poético Publicado en el año 2011 en Antología Maratón de Escritores por Netwriter Ediciones, selección de Enrique Gracia Trinidad y Emilio Porta.

Imagen by Orlando Heidelberg. Deutschland



.

Tal vez mañana la ventana vendrá para asomarse en mí

Imagen
Hay veces que un hombre tiene que luchar
tanto por la vida que no tiene tiempo de vivirla.
Charles Bukowsk.

Bajo las uñas
mil avispas jodiéndonos los días.

Te las intentas sacudir de encima
como quien se sacude las solapas
después de haber comido un bollo;
y muy harto de todo te acercas a la noche
a rascarte el ombligo y a intentar besártelo
con la misma pericia
que quien se acerca a una ventana
a ver nacer el día
creyendo que ese día
está predestinado a ti.

Pero observas que
los labios y la flor se posan en otra ventana
buscando una caricia que no te pertenece.
Y te pliegas como una hoja de papel
mirando de reojo al amor.

Y mordiéndote un labio
caminas cabizbajo
desde la noche a la mañana.

Y otra vez te asomas como una lucerna
a las hoscas ventanas de la tristeza
a desplegar cansino tus cenizas
después de haber dejado el polvo y tus razones
en un felpudo que tampoco es tuyo.

Y te das cuenta que el día también se marcha
con los pies tan vacíos como habían llegado
y sientes la soleda…